Seleccionar página

¿Qué es un fusible?

El fusible es un elemento necesario e imprescindible de seguridad en cualquier instalación eléctrica. Es un sencillo y diminuto dispositivo que permite el paso de la corriente eléctrica al resto del circuito. En caso de no estar en perfecto estado esta se corta automáticamente. El fusible aporta un 100% de seguridad a cualquier elemento eléctrico.

Mejor selección de fusibles

¿Cómo funciona un fusible?

El mecanismo de un fusible es tan sencillo como efectivo y práctico. Un fusible está compuesto por un filamento muy fino. Este filamento está fabricado en un material metálico susceptible de quemarse ante una subida de tensión o variación. En caso de una repentina subida de tensión en la instalación este filamento se quemará y por lo tanto cortará el suministro de energía eléctrica al resto de la instalación al completo.
Al estar ubicado al principio del circuito, el fusible quemado mantiene a salvo a toda la instalación de esa subida de tensión que podría ser peligrosa para personas u otros dispositivos que pudieran estar conectados al circuito.
Pocas veces un dispositivo tan sencillo y pequeño ha podido aportar una dosis de seguridad tan alta en las instalaciones eléctricas.
Si en las instalaciones eléctricas de hace décadas podíamos encontrar sencillos cables de plomo al principio del circuito (conocidos cotidianamente como “plomos”) hemos pasado a poder encontrar distintos tipos de fusible ubicados en zonas concretas de los circuitos.
También existen hoy en día en el mercado fusibles de distintas formas y materiales de fabricación. Y lo que es más importante, fusibles adaptados para todo tipo de uso gracias a las diferentes cargas de tensión eléctrica que son capaces de soportar.
El fusible seguirá evolucionando con el tiempo, pero seguramente tardaremos mucho en verlo desaparecer de nuestras instalaciones eléctricas, su sencillez y eficacia lo convierten en elemento indispensable.

¿Necesitas comprar fusibles eléctricos?

Escoge entre la gran variedad de modelos que encontrarás en nuestro catálogo

Siempre los mejores productos

Tipos de fusible

Desde el descubrimiento del fusible en 1774 y su posterior desarrollo durante el siglo XVIII y XIX, se ha ido experimentando con distintos tipos de fusible y material. Esto ha permitido que hoy en día tengamos unos fusibles más seguros, más eficaces y a la vez más sencillos de utilizar y fabricar.
La clasificación actual de fusibles se podría dividir por varios aspectos: por el tipo de material y por el amperaje que resisten.

Hoy vamos a hablar de la primera clasificación y atender a los tipos de fusibles por el material que se utiliza y la forma de confeccionarlo. La división del amperaje depende del modelo y fabricante y es una clasificación meramente gradual.

  • De plomo. En realidad es un tipo de fusible muy antiguo y ya prácticamente en desuso hoy en día. Un simple filamento de alambre de plomo. Si llega la subida de corriente este se funde y corta el resto del suministro. Ya no son utilizados ya que se oxidan frecuentemente y una vez que se queman por una subida de tensión el material se funde contaminando el resto del circuito.
  • Diazed. Dispone de una coronilla roscada que permite cerrar el dispositivo y fijarlo a la base del circuito mediante tornillos.
  • Cilíndricos. Fabricados con material cerámico. Este material constituye un cilindro dentro del cual se ubica el filamento. La cerámica aporta grandes dosis de resistencia a golpes o roces.
  • Encapsulado de vidrio. Es un tipo de fusible parecido al fusible cilíndrico cerámico. La diferencia es que el revestimiento es de vidrio transparente. La forma de funcionar es la misma. Los beneficios de este tipo de fusibles es que al ser transparente permite ver el exterior con lo que de un simple vistazo nos permitirá verificar la avería al ver el filamento roto. Como parte negativa es que este tipo de fusibles puede ser algo menos resistente a golpes de lo que son los filamentos cerámicos o de otro tipo de material.
  • Chicote. Utiliza un filamento de metal, generalmente plomo.
  • Tapón enrroscable. Suele ser cilíndrico y confeccionado con material cerámico. El filamento corazón del fusible va en el interior. La diferencia con otros dispositivos es que este dispone de un tapón de rosca que permite abrir el fusible y cambiar el filamento dañado.
  • De cuchillas (fusibles NH). Es un sistema que consiste en el filamento introducido en una carcasa de estructuras. Estas actuarán sobre el filamento en caso de subida de tensión. Pueden llevar percutor o no llevarlo. Son utilizadas en instalaciones de distribución eléctrica como grandes transformadores.
  • De pastilla. Generalmente hechos del mismo material que el fusible cilíndrico, en realidad su funcionamiento es prácticamente idéntico y sólo varia la forma del dispositivo.
  • Cartucho. Aunque se puede elaborar con varios materiales este siempre será aislante. La principal característica de este tipo de dispositivos  es que se integran en el circuito mediante presión en un soporte de metal. Es fácilmente sustituible y se suele integrar en placas y circuitos pequeños.

Fusible: sencillez y tecnología

El fusible es quizás uno de esos elementos que demuestran la capacidad del ser humano para innovar y perfeccionar cosas sencillas y ser capaz de mejorarla.
Un dispositivo eminentemente simple y básico pero que a lo largo de sus dos siglos y medio de historia ha sido capaz de evolucionar y alcanzar cuotas de tecnificación y perfeccionamiento tan elevados como los que podemos ver hoy en día.
El avance ha sido grande no sólo en lo que se refiere a los materiales de construcción y fabricación sino a sus posibles usos y ubicaciones dentro de las instalaciones.
De poner un único fusible (lo que se solía llamar “plomos” a secas) en las instalaciones antiguas hemos pasado a circuitos mucho más perfeccionados en los que podemos encontrar fusibles de todo tipo en otras zonas del circuito. Esto lo puedes comprobar simplemente en las instalaciones eléctricas de los coches desde hace décadas.
El haber avanzado tanto en lo que se refiere a materiales de construcción ha permitido, además la utilización de los fusibles en distintos tipos de instalaciones. Podemos encontrar fusibles pequeños y sencillos en circuitos muy pequeños o fusibles en grandes instalaciones que soportan corrientes de mucha intensidad.