Seleccionar página

Qué son los magnetotérmicos y cómo utilizarlos

Los magnetotérmicos son conocidos como comúnmente como automáticos. Es un elemento indispensable de cualquier instalación eléctrica. Es lo que protege toda la instalación, de ahí su importancia como elemento de seguridad de primer orden. Cualquier subida de tensión o sobrecarga será detectada por el magnetotérmico y cortará el paso de la corriente protegiendo al resto del circuito incluido personas que pudieran estar en peligro. Te explicamos hoy todo lo que debes saber sobre los magnetotérmicos y su utilización segura.

Definición y funcionamiento del magnetotérmico

Como su propio nombre indica, un magnetotérmico se compone de dos partes. Una parte magnética y otra térmica.
La parte térmica es la que detecta rápidamente una subida de la temperatura. Esto ocurre al pasar mayor tensión de la habitual por un cable dentro de la parte térmica del dispositivo. Si eso ocurre el paso de la corriente se corta y el circuito pasa a estar sin alimentación, pero seguro.
El magnetotérmico tiene dos placas metálicas que están unidas a la parte térmica y a la magnética. En condiciones de funcionamiento normales estas placas están unidas entre sí. En caso de que se detecte cualquier problema estas placas se dilatan rápidamente y por ello se separan cortando el paso automático de la corriente.
Su función es la de proteger al circuito y todos sus componentes. Una sobrecarga en el circuito podría estropear los dispositivos, dañar a las personas que pudieran estar tocando partes sensibles e incluso hacer arder los cables, con el consiguiente riesgo para el edificio. Ni más ni menos por eso a las sobrecargas de tensión las conocemos como “cortocircuitos”, gracias al magnetotérmico ambos conceptos son sinónimos. En realidad, la sobrecarga es el riesgo y el cortocircuito, responsabilidad del magnetotérmico es la solución y la protección a dicha sobrecarga.

Mejor selección de interruptores magnetotérmicos

Tipos de magnetotérmicos por la velocidad

El magnetotérmico consiste en un dispositivo que salta y corta la corriente eléctrica si detecta un problema como una subida de tensión. Por lo tanto, la velocidad de disparo es importante para estos aparatos. Es decir, el tiempo que tardan desde que detectan el problema hasta que cortan el suministro de corriente eléctrica.
Esta tipología se establece por letras. Aquí los tienes:

  • Magnetotérmicos tipo D: De disparo lento. Son los menos utilizados y los menos seguros.
  • Magnetotérmicos tipo C: De disparo normal, son los más usados en el entorno doméstico.
  • Magnetotérmicos tipo B: De disparo rápido. Se utilizan en entornos de mayor exigencia.

Tipos de magnetotérmicos por intensidad

La clasificación de los magnetotérmicos se hace en función de la intensidad que soportan. Esto dependerá de la instalación donde queremos incluirlo. Necesitará más intensidad en edificios industriales con mucha maquinaria, por ejemplo. Mientras que en un hogar convencional la intensidad puede ser menor.
En el hogar por ejemplo lo normal es instalar cuatro de distinta intensidad y para distintos usos. No tiene la misma necesidad el magnetotérmico que protege el alumbrado de la casa que el que lo hace con los electrodomésticos de la cocina. También a esta intensidad va unido el tipo de cable que se suele utilizar.
Cada tipo de magnetotérmico está preparado para activarse y cortar la corriente en caso de una tensión distinta.
Aquí te los explicamos:

  • 10 Amperios: Es el que protege todo el alumbrado de la casa. Normalmente el cableado que hay que utilizar es de 1.5mm. 
  • 16 Amperios: Se encarga de todos los dispositivos de enchufe de la vivienda. El cable debería ser algo más gordo, de unos 2,5mm.
  • 20 Amperios: Se encarga de proteger ciertos electrodomésticos con una potencia ya mayor, lavadoras, lavavajillas, calderas. Por eso mismo el cable a utilizar será de mayor grosos, 4mm habitualmente.
  • 25 Amperios: Protege los electrodomésticos de mayor potencia como por ejemplo el horno. Los cables que se suelen utilizar son de 6mm.

¿Necesitas comprar un interruptor magnetotérmico?

Escoge entre la gran variedad de modelos que encontrarás en nuestro amplio catálogo

Siempre los mejores productos

¿Por qué la utilización de un magnetotérmico de una tensión en concreto se utiliza con cables de un determinado grosor?

Esto es bastante importante y hay que tenerlo en cuenta. Un magnetotérmico está preparado para aguantar una tensión determinada. SI el cable que se utiliza junto a él no soporta esos niveles de tensión hay riesgo de que se quemen, con el consiguiente peligro.

Esto ocurre porque el magnetotérmico no saltará hasta que no detecte esa tensión y dejará pasar la corriente, pero el cable no soporta esos niveles de tensión así que se quemará la instalación.
Por ejemplo, si añadimos un cable de 1,5mm a un magnetotérmico de 25A, el cable no soportará la tensión que el magneto si soporta. Resultado: nos quedamos sin cables y… prepara el extintor.
¿Y si hacemos lo contrario? Es decir, utilizar un cable más gordo con un magneto de menor intensidad. Pues el sistema, en ese caso, estará protegido y no habrá riesgo. Pero no funcionará bien. Saltará constantemente al detectar el magnetotérmico una tensión menor a la que puede soportar el cable. Directamente nuestros electrodomésticos estarán sin corriente la mayor parte del tiempo.

Tipos de magnetotérmicos según los polos:

Otra forma de clasificar a los dispositivos magnetotérmicos es por los polos de los que disponen. Esto influirá en la capacidad de la instalación para la que la utilizamos.
Esta distinción será de la siguiente manera:

  • Unipolares: Sólo protegen una fase de la instalación.
  • Bipolares: Protegen una fase y el neutro. Son los que se suelen utilizar en las viviendas.
  • Tripolares: Protegen tres fases.
  • Tetrapolares: Protegen tres fases y un neutro.

Estas dos últimas tipologías son las que se suelen utilizar en entornos industriales de mayor peso y mayor necesidad en la instalación.

Cómo utilizar un magnetotérmico

Los interruptores magnetotérmicos deben estar instalados al lado de los interruptores diferenciales. Estos dan seguridad a toda la instalación en sí y los magnetotérmicos a las partes de la instalación para la que se dedican. Por eso, deberán instalarse los magnetos siempre después del diferencial y ordenados para una buena y rápida identificación. Además hay que tener cuidado de que cada tipo de cable esté conectado a su magnetotérmico correspondiente.