Seleccionar página

¿Dónde colocar los radiadores de mi casa?

Estás planificando la reforma de tu vivienda. La nueva distribución de las habitaciones, cómo ganar más o menos metros habitables, la elección del mobiliario o la entrada de más luz natural son algunos de los elementos principales a decidir. Y aunque suele pasar desapercibido, al menos en un primer momento, para aumentar el confort del hogar te plantearás el instalar varios radiadores en casa.

En la inmensa mayoría de los hogares españoles, como sistema de calefacción, se opta por los radiadores como emisores térmicos. La sensación de calidez que transmiten, y su asequible coste, los convierten en la opción más demandada.

¿Qué es un radiador de calefacción?

Por los que todavía se están decidiendo, o necesitan más información antes de instalarse un radiador de calefacción en el hogar, es un tipo de emisor de calor. Su función es intercambiar el calor que genera el sistema de calefacción con el ambiente donde está instalado. Habitualmente una casa particular, o las oficinas de una empresa.

Un radiador es un circuito de aluminio, de hierro fundido o de acero por donde circula el agua caliente que llega desde la caldera central. Incorporan unas aletas para redistribuir el aire que pasa por su alrededor. Y está instalado, fijado a la estructura de la construcción.

¿Es correcto instalar los radiadores bajo las ventanas de la casa?

Instalar los radiadores bajo las ventanas de la vivienda es el mejor lugar que podemos escoger. Cuando el radiador se instala bajo la ventana, calienta el aire de su alrededor, el aire se eleva al calentarse y choca con el aire frío que entra por la ventana. El aire caliente del radiador tenderá a subir, empujando el aire frío de la ventana hacia abajo.

Este fenómeno físico se denomina convección cíclica, consiguiendo un reparto del aire caliente más homogéneo. Contribuye a que el aire caliente se reparta por toda la habitación de manera uniforme. 

RADIADORES DE CALEFACCIÓN

¿Es correcto instalar los radiadores en las paredes interiores de la casa?

Si no fuera posible instalar los radiadores bajo las ventanas de la vivienda, como alternativa más eficiente deberíamos procurar instalarlos en las particiones interiores de la pared. Evitaremos que el calor generado se pierda por los muros exteriores y, al mismo tiempo, calentaremos los tabiques de la casa, aumentando la sensación de confort.

En ningún caso instalar los radiadores en las paredes interiores de la casa debe suponer ningún peligro, siempre que la instalación la realice un profesional eléctrico cualificado. Al instalar el radiador en las particiones interiores la agradable sensación de calor aumentará, consiguiendo que los muros continúen cediendo calor durante la noche. Esta es otra manera de aumentar el confort en el hogar, porque durante la madrugada, para evitar cualquier sorpresa mientras dormimos, se recomienda apagar la calefacción.

¿Qué precauciones tomar al usar radiadores?

Habitualmente los radiadores son muy efectivos. Si instalamos los radiadores en la ubicación correcta, conseguiremos calentar todas las habitaciones del hogar, que de eso se trata. Pero no está de más recordar algunas precauciones que debemos tener en cuenta, sobretodo aquellas prácticas que limiten su efectividad.

Por ejemplo, no se recomienda secar la ropa encima del radiador. Es habitual que, con la llegada del frío, la ropa tendida tarde mucho más en secarse o, por las lluvias y el mal tiempo, debamos secar nuestra ropa en el interior de la vivienda. Pero está práctica es desaconsejable, pues todo lo que añadamos sobre el radiador le restará poder calorífico.

Igualmente no es recomendable pintar los radiadores, sea cual sea el color de la pintura. Las capas de pintura dificultarán la transmisión del calor y, peor aún, podrían desprender olores desagradables al calentarse. Existen esmaltes especiales, distribuidos por profesionales como Eenergie-Shop, que soportan muy bien el calor y son adecuados para restaurar radiadores de aspecto deteriorado.

¿Cómo multiplicar la capacidad calorífica de un radiador?

Una propuesta muy sencilla de realizar, y que multiplicará la capacidad de desprender calor a través de un radiador, es colocar papel de plata, o una lámina reflectante, detrás del radiador. Con esta sencilla operación el calor no se transmitirá al exterior, perdiéndose por las paredes de la fachada, y se redirigirá a la habitación donde el radiador está instalado. Pintar la superficie de la pared, la que queda detrás del radiador, con pintura termorreflectante conseguirá el mismo efecto beneficioso.

Otra medida a tomar, al menos una vez al año, es purgar los radiadores. El aire puede infiltrarse en el circuito de calefacción y, progresivamente, afectar negativamente al rendimiento del radiador. Esta situación implicará un aumento del consumo energético y, al mismo tiempo, una indeseable reducción de la eficacia del sistema de calefacción. Por este motivo es más que recomendable limpiar el aire que se haya introducido en el sistema de calefacción, purgar el radiador, para así recuperar su buen funcionamiento.

Otra medida a tomar, compatible con las descritas anteriormente, es cambiar las ventanas instaladas por carpinterías estancas de doble acristalamiento y sistema reflectante. Son múltiples las propuestas para evitar las pérdidas de calor, y por lo tanto de confort, que conseguimos instalando radiadores en el interior de las casas.

QUIERO AUMENTAR EL CONFORT