Seleccionar página

Luz cálida, luz fría o luz neutra, ¿cuál es mejor?

 

El tipo de iluminación que escojas influye directamente en la decoración de cada espacio de tu hogar o negocio. Con una luz distinta, consigues un efecto distinto. No es lo mismo iluminar la cocina o el salón, por ejemplo, que el dormitorio. No le damos el mismo uso a la oficina de trabajo que al baño. Por lo tanto, no hay una luz mejor o una peor, hay una iluminación adecuada para cada espacio.

 

Iluminar un espacio es un paso fundamental al decorar un espacio. Según el uso que tú quieras darle a esa sala, a esa habitación, o a ese pasillo, lo decorarás de una manera o de otra. Una buena iluminación transmite bienestar, sensaciones positivas. Pero, de la misma forma, una iluminación incorrecta reducirá el confort y será contraproducente.

Ver más–> Diferencia entre las bombillas LED e incandescentes

 

¿Qué significa luz cálida o fría?

 

El color de la luz, la temperatura del color, varía en tres tonalidades, y se mide en grados Kelvin.

  • Cuando la tonalidad está por debajo de los 3.300 Kelvin, hablamos de Luz Cálida.
  • Cuando la intensidad está entre los 5.000 y los 6.500 grados Kelvin, nos referimos a la Luz Fría.
  • Cuando la emisión está alrededor de los 4.000 Kelvin, se considera Luz Neutra o natural.

Para los más curiosos, apuntar que 1 grado centígrado (Celsius), equivale a 274,15 grados Kelvin. No es que la luz cálida emita calor y la luz fría emita frío. La diferencia entre la luz blanca cálida, la fría y la neutra es la sensación que percibe el ojo humano, y que transmite al ambiente que queremos acomodar. En la luz cálida predomina el color ámbar, y en la luz fría es el azul el color dominante que percibimos.

 

Luz cálida, ¿cuándo y dónde usarla?

 

La luz cálida emite una tonalidad tenue y suave, similar a una bombilla incandescente, actualmente en desuso, o una luz halógena tradicional. Genera un ambiente de relajación y tranquilidad.

La luz blanca cálida se emplea para decorar los espacios del hogar destinados al relax y al descanso. Es imprescindible escogerla para iluminar los dormitorios, sobretodo, pero también un salón, o una sala de estar. En estos ambientes buscamos un tipo de iluminación suave, que nos ayude a conseguir el máximo confort.

Para decorar un negocio, conseguir un mayor tiempo de permanencia y en definitiva aumentar la productividad laboral, también optaremos por la luz cálida. Un restaurante romántico, la barra de un bar o, por ejemplo, un spa, son estupendos ejemplos de espacios donde es imprescindible fijarse que la temperatura de color para acertar.

ILUMINACIÓN LED

Luz fría, ¿cuándo y dónde usarla?

 

Por su alta luminosidad, la luz fría es la opción más escogida para iluminar lugares donde se genere actividad. Su tono azulado aporta un plus de estimulación, por lo que se escoge preferentemente para iluminar los compartimentos donde se realiza actividad.

La cocina es el ejemplo más habitual, pero también optamos a la luz fría para iluminar el garaje o el baño. En los espacios públicos también se opta por este tipo de iluminación, como puedan ser la oficina de trabajo o el espacio de estudio, pues también ayuda a la concentración.

 

Luz neutra, ¿cuándo y dónde usarla?

 

La luz blanca neutra no se utiliza cuando dudamos entre la cálida o la fría. La luz neutra no es mitad cálida y mitad fría. La luz neutra es la que más se asemeja a la luz natural ya que no alteramos la percepción de los colores.

Para decorar un tocador donde maquillarse, para el vestidor donde guardamos la ropa, pero también, por ejemplo, una sala de pintura, son los espacios más adecuados para la luz blanca neutra.

 

¿Qué luz es mejor?

 

Debes saber que la vida útil de las bombillas que emiten luz blanca cálida es inferior a las bombillas que emiten luz fría. Su duración media es de unas mil horas, pues generan calor y por este motivo sufre pérdidas de energía. En contraprestación, los dispositivos que emiten luz fría son más costosos de fabricar, y por lo tanto suelen ofrecerse a un precio más elevado que su equivalente de luz cálida.

El alto nivel de luminosidad de la luz fría transmite la sensación, aparente, que «veamos mejor». Este logro se debe a que la luz fría tiene más lúmenes y, por lo tanto, mayor cantidad de luz. Pero no es correcto que, en un espacio con luz fría «veamos mejor», pues los objetos iluminados con este color de luz pierden una parte del color natural que debería percibirse.

Los lectores han llegado a este artículo buscando:

 Tipos de bombillas, ¿cuál es mejor?

Tabla de equivalencias LED

 

 

 

ILUMINACIÓN LED